TELECREATIVA
30 de noviembre de 2022 -
MALESTAR

Malhumor entre los intendentes porque Axel Kicillof revisa las cuentas de los municipios

Axel Kicillof, Máximo Kirchner e intendentes bonaerenses.
Axel Kicillof, Máximo Kirchner e intendentes bonaerenses.
Mientras se aceleran los preparativos para el acto del próximo jueves en el que el kirchnerismo buscará "reventar" el estadio Diego Maradona de La Plata -"tenemos que meter 60 mil personas", se entusiasman-, con Cristina Kirchner como única y principal figura, los intendentes del Gran Buenos Aires y el gobernador Axel Kicillof siguen con las negociaciones por el presupuesto del 2023 y, en particular, el pago de un bono de fin de año, que arrastra cierta tensión entre las partes por el origen y el destino de los fondos.

Aún terminaban de confirmar la asistencia, y el armado del acto del jueves ocupaba buena parte de la agenda provincial de estos días, pero fuentes bonaerenses confiaron a este diario que al mediodía de este lunes estaba previsto un almuerzo entre el gobernador, ministros y dirigentes y algunos jefes comunales de la Primera y la Tercera Sección Electoral para ajustar detalles presupuestarios, tal como ocurrió en el último mes con los dos encuentros en la residencia platense de Kicillof.

Con presencia, además, del jefe de La Cámpora y del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, en esas últimas dos reuniones.

"Todos estamos pagando el bono, todos lo teníamos previsto. Lo que pasa es que la paritaria de la Provincia empujó para arriba la paritaria de los municipios", explicó a Clarín un intendente del conurbano que participó en todos los encuentros. Un colega de la Primera Sección agregó que esta semana terminará de hacer cuentas para ver cómo y cuánto podrá pagar su municipio.

El lunes pasado, con Alberto Fernández de anfitrión y en compañía de Sergio Massa, los intendentes fueron a Casa Rosada, una cumbre de tono político en la que los jefes comunales -algunos en ejercicio y otros en uso de licencia, próximos a volver a sus distritos- fueron a plantear la necesidad del bono con algunas críticas a la reticencia que mantiene, en algunos casos, el gobernador bonaerense.

"Para eso vinieron a Casa Rosada: para pedir plata que el gobernador no les da a los intendentes", subrayó un funcionario nacional que participó del cónclave. La comitiva bonaerense estuvo encabezada por Martín Insaurralde, el jefe de Gabinete provincial que todavía tiene esperanzas de competir por la gobernación.

Es que, según resaltaron desde La Plata, el Ministerio de Hacienda y Finanzas provincial, que conduce Pablo López -de la mesa chica de Kicillof-, "está trabajando con todos los municipios" para confirmar cuáles necesitan financiamiento real y cuáles no. En el conurbano, tanto análisis causa mal humor.

"Estamos viendo los municipios, caso por caso. El que necesite ayuda, la tendrá", explicaron fuentes de la gobernación. Hay intendentes del oficialismo, y también de la oposición, que reciben financiamiento provincial específico para determinados programas u obras: fondos que no tienen libre disponibilidad. Es, justamente, lo que reclama un sector del conurbano.

La semana pasada, la intendenta Mayra Mendoza, de Quilmes y de la cúpula de La Cámpora, anunció un aumento salarial del 5%, con un acumulado en torno al 94,5% anual, y un bono de $50.000 para fin de año para los trabajadores y trabajadoras municipales. Es, en definitiva, el monto que se baraja en el resto de los distritos.

El mes pasado, Kicillof había primereado con un aumento total del 90% para "todos los regímenes", una decisión celebrada por un sector de La Cámpora encabezado por Andrés "El Cuervo" Larroque, el más "kicillofista" de los camporistas.

Lo cierto es que, más allá del bono, en el Gran Buenos Aires hay preocupación por el financiamiento de 2023, un año atravesado exclusivamente por las elecciones.

"En la emergencia, llegando a fin de año, entendemos que hay salarios más postergados y a ellos vamos a tratar de ir en su auxilio con un bono que daremos", dijo el Presidente el sábado, desde París, en la previa de su partida a Bali, Indonesia, para participar de la cumbre del G20.

En la conferencia de prensa, en la embajada argentina en Francia, volvió a rechazar la suma fija por decreto que reclaman la ex presidenta y el kirchnerismo, que deberán demostrar el jueves, en La Plata, cuán vigente sigue el poder de movilización y adhesión de ese sector en el Gran Buenos Aires. A los intendentes les preocupan mucho más las cuentas que la militancia.

Comentarios