TELECREATIVA
30 de noviembre de 2022 -
EN POLOS OPUESTOS

Axel Kicillof calificó de "lamentable" los dichos de Martín Guzmán sobre la falta de apoyo de Cristina Kirchner en el acuerdo con el FMI

Kicillof consideró que las negociaciones" con el organismo multilateral "estuvieron desde el principio mal encaradas por el exministro de Alberto Fernández.
Kicillof consideró que las negociaciones" con el organismo multilateral "estuvieron desde el principio mal encaradas por el exministro de Alberto Fernández.
Axel Kicillof le contestó a Martín Guzmán, quien el pasado viernes, por primera vez desde la salida del Gabinete, brindó una entrevista.

El exministro de Economía de Alberto Fernández había afirmado que pasó “un semestre gestionando un programa que la líder del Frente no apoyó", a lo que el gobernador le respondió: “Me pareció lamentable”.

En una entrevista con el conductor Alejandro Fantino, Guzmán denunció la falta de apoyo de la vicepresidenta y acusó a Máximo Kirchner de haber actuado "como un chico caprichoso".

Sostuvo, a su vez, que el rechazo del ultrakirchnerismo al acuerdo con el FMI "afectó a la Argentina", "No a mí -aclaró-, impacta en las expectativas, en la estabilidad política, en la capacidad de gestionar. Estuvimos un semestre gestionando un programa que la líder del frente no apoyó".

Entrevistado por Radio 10, Kicillof replicó que no vio el reportaje, pero sí leyó fragmentos. “No me gustó nada, me pareció más bien lamentable”, admitió.

Recordó que la sorpresiva renuncia de Guzmán a mitad de año “fue un hecho que produjo una inestabilidad enorme, no sé si voluntariamente o involuntariamente”.

“Creo que dijo que era para evitar una corrida mayor, pero si era para eso indudablemente no lo logró. Porque fueron semanas de muchísima inestabilidad ocasionados por una salida intempestiva”, añadió el gobernador bonaerense.

En tanto, planteó que a su criterio “las negociaciones (con el FMI) estuvieron desde el principio mal encaradas”.

“Todo acuerdo con el FMI es un mal acuerdo por definición. Este acuerdo es malo, pero se trató de decir y mostrar lo contrario, que era un muy buen acuerdo, pero la verdad que no”, explicó.

Kicillof consideró que no se logró avanzar con el organismo multilateral de crédito en temas como el plazo y la sobretasa y subrayó que por haberse tratado de “un préstamo político” se debía buscar “una solución política”.

“Al haberse tratado de un préstamo político yo creo que toda la apelación a las reglas usuales del FMI... habría que haberse plantado directamente sobre eso”, sugirió en relación a que se debía haber trabajado sin respetar los protocolos del organismo.

Y agregó en la misma sintonía: “El FMI tenía la cola sucia y se tendría que haber aprovechado esa situación para una denuncia y una disputa mayor porque fue un crédito político tenía que tener una solución política”.

Kicillof consideró de todos modos que "hasta que no conseguís recursos para sacártelo [al FMI] definitivamente de encima no se soluciona nada”.

Reiteró que hasta último momento no conocieron los términos reales del acuerdo. “Yo tuve oportunidad de hablarlo con Martín y para mí fue una sorpresa en el último tramo de la negociación”, recordó.

Por último, criticó que el exministro no haya precisado el consenso alcanzado porque, afirmó, “si los responsables políticos de tomar una decisión no conocen de qué se trata la decisión es grave”.

Martín Guzmán habló este viernes por primera vez con la prensa sobre su gestión y su salida del Gobierno que encabeza Alberto Fernández.

El exministro recordó el rol de Cristina Kirchner en la negociación con los deudores privados y con el FMI.

"Cristina en la negociación con los acreedores privados fue de una ayuda muy importante y decisiva. Y en un momento tuvo un rol para ordenar lo que se daba a nivel político, y eso me ayudó mucho a poder llegar a un acuerdo y que nos dejaran de mover los bonistas", diferenció momentos.

Esa fue la introducción para su relato sobre el "punto de quiebre" de su gestión por los desplantes de Cristina Kirchner.

"En la negociación con el FMI fue diferente. Donde hay un punto de quiebre en la dinámica de la gestión es unos días antes del acuerdo con FMI", recordó.

Y continuó el relato: "Cuatro días antes del acuerdo se cortan todas las líneas de comunicación conmigo. No me atendía, o el secretario tampoco me atendía, la gente de su entorno con la que venía hablando.

"Entonces mandaba la información directamente por mensaje a alguien clave de su entorno", lanzó.

"Nunca más hablé desde ese momento. Faltaban cuatro días para acuerdo o default. En ese momento Alberto gobernó, él sí condujo. En ese momento Cristina se corrió y eso tuvo implicancias para toda la gestión que vino a posteriori", acusó.

Dijo que "después de ahí, gestionar era una hazaña": "Es difícil aceptar posicionamientos especulativos cuando se contraponen a lo que la patria necesita".

Y disparó con una comparación escatológica: "Hay un balde de mierda y otro balde de mierda, y el ministro tiene que meter la mano en uno de los baldes de mierda y eso es lo que hay. Le debíamos 45 mil millones de dólares al FMI. ¿Cuáles eran las alternativas? O llegar a un acuerdo para refinanciar, o hacer el default".

"Si el FMI nos hubiese puesto en un lugar como era el del gobierno anterior. la verdad es que hubiese preferido el no acuerdo. El default era ajuste. En el Congreso, La Cámpora votó un ajuste. Entre el default y el acuerdo, un acuerdo que si lo hubiese conducido Cristina Fernández de Kirchner hubiese llenado la Plaza de Mayo con pancartas diciendo: 'Le torcimos el brazo al FMI'. Un acuerdo que no tiene precedentes en la historia", completó.

En ese sentido, se quejó: "Me enteré de la renuncia de Máximo Kirchner en el Congreso cuando vi la carta. Me enteré de que una parte de nuestro propio frente votaba en contra del acuerdo del FMI cuando eso ocurrió".

"Afectó a la Argentina, no a mí. Impacta en las expectativas, en la estabilidad política, en la capacidad de gestionar. Estuvimos un semestre gestionando un programa que la líder del frente no apoyó".

"Cuando se da esta situación entre nuestro frente y votar en contra del acuerdo con el FMI, toda la gestión queda afectada. Le daba instrucciones a funcionarios que dependían de mi propia área y me decían: 'Bueno' y no lo hacían. Pasó principalmente en la política energética", reveló su imposibilidad para llevar a cabo su trabajo en un terreno que le era hostil.

Comentarios