TELECREATIVA
4 de febrero de 2023 -
LA MATANZA

Una pyme de alimentos denuncia que podría cerrar por presiones de Camioneros

La empresa llamada “Don Juan”.
La empresa llamada “Don Juan”.
El dueño de una pyme de La Matanza dedicada a la distribución de productos alimenticios en la zona oeste de la provincia de Buenos Aires advierte que la empresa podría cerrar por las presiones del sindicato de Camioneros.

“Llegó el momento de decir basta. Nunca le debimos ni un peso a nuestros distribuidores. Tenemos camiones propios y fuimos creciendo mucho hasta que en 2008 el gremio nos obligó ‘de prepo’ a pasar todo el personal y constituirnos como una empresa de logística. Ahí empezó a la debacle, porque con esta gente no se puede hacer nada razonable, legal y que pueda rendir”, explica Juan Ricardo Milohanich, uno de los propietarios de la empresa, llamada “Don Juan”.

En diálogo con radio Continental, el empresario explicó que a raíz de bloqueos y episodios de agresión física que sufrieron en los últimos meses por parte del sindicato de Camioneros, dos de los principales proveedores con las que trabajaban decidieron romper la relación contractual. Señaló, directamente, a Molinos Río de la Plata y a British American Tobacco.

De acuerdo con el testimonio de sus abogados y lo que consta en los escritos presentados ante la Justicia, hace dos semanas, estos proveedores de productos de Don Juan rescindieron sus contratos bajo aplicación de “formalismos salvables” y que no se ejecutaban hace años, como por ejemplo el cumplimiento de una garantía de la que, según la empresa, podían dar constancia.

La denuncia incluye los delitos de extorsión, coacción, turbación de la propiedad, lesiones y compulsión a la huelga contra Hugo Moyano, Alberto Antonio Real, Pablo Gabriel Villalba, Gustavo Fleitas y Mario Villalba, todos ellos representantes del Sindicato de Choferes de Camiones (SICHOCA), junto con tres delegados de personal del sindicato y 64 trabajadores.

El conflicto nació en 2008, cuando el sindicato que conducen Hugo y Pablo Moyano habría obligado a la empresa a traspasar a sus conductores de camionetas del convenio de comerciantes al de Camioneros.

Por las presiones, Don Juan abrió una nueva empresa, con los mismos dueños, llamada “Anexo”, con el objetivo de separar el régimen laboral de los trabajadores de la distribuidora de los de la parte de transporte. Esta operación los condujo a triplicar sus costos y endeudarse en tributos.

“Estos últimos meses tuvimos un montón de asambleas, paros, gente que trabaja 5 horas como mucho por día, no completan su horario en la semana, los sábados dejan pedidos sin entregar... a ellos no se les debe un peso. La forma de normalizar esto era pasarlos a Distribuidora Don Juan, para despegarnos del gremio. Entonces exigen indemnización, algo que es imposible financieramente. Es vergonzoso”, sumó Milohanich.

Y cerró: “Es muy difícil enfrentarse a un gremio tan poderoso. Tenemos un montón de proveedores, pero el gran error nuestro es que descuidamos a los proveedores más chicos. Queremos que Molinos y BAT recapaciten y mantengan nuestra cuenta abierta”.

Comentarios