20 de agosto de 2022
CONFLICTO

Los movimientos sociales oficialistas lanzarán su propio partido para pelear por las intendencias

Las organizaciones lanzarán en julio su propio espacio dentro del Frente de Todos.
Las organizaciones lanzarán en julio su propio espacio dentro del Frente de Todos.
La frase fue leída como un disparo a Alberto Fernández, pero también fue un anticipo. El 6 de mayo, en Chaco, Cristina Kirchner dijo que no tenía disputas de poder con el Presidente: “Si fuera una disputa de poder, hubiera elegido al líder del Frente Renovador (Sergio Massa), Daer de la CGT o a Emilio Pérsico de los movimientos sociales. Ahí habría una disputa de poder”, lanzó. Esta última disputa estalló ahora.

En la segunda mitad de julio, el Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie, junto a otras organizaciones sociales oficialistas, lanzarán su propio partido político para competir en el 2023 dentro del Frente de Todos. Su principal objetivo serán las intendencias bonaerenses: “Vamos a la disputa de poder”, le responden a Cristina Kirchner en el Evita. Comenzó una pelea por el territorio y por los planes sociales.

El Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie conforman, junto a la Corriente Clasista Combativa, el poderoso grupo de organizaciones conocido como el trío San Cayetano. El 7 de agosto, justamente por el día de San Cayetano, planean hacer una fuerte demostración de fuerza en las calles.

Antes, el 9 de julio, el Movimiento Evita celebrará en Buenos Aires su propio congreso, con representantes de la organización de todas las provincias, en el que se votará la decisión de formar un partido político.

El nuevo espacio partidario estará integrado por el Evita, que conducen Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, Somos Barrios de Pie, que lidera Daniel Menéndez, y otra decena de organizaciones más pequeñas como la Corriente Nacional y Popular 25 de Mayo y Frente 22 de Agosto. Sin embargo, siguen abiertas las negociaciones con la Corriente Clasista Combativa, que todavía no decidió su participación.

“Existe Unidad Ciudadana, de Cristina, y el Frente Renovador, de Sergio Massa. Por qué no va a existir un frente de los movimientos sociales”, se preguntaban en una de las organizaciones que formarán parte del partido.

Es decir, el nuevo partido formará parte del Frente de Todos y buscará competir en las PASO del oficialismo.

Cristina Kirchner cargó directamente contra los movimientos sociales en general, y contra el Movimiento Evita en particular, el lunes en un acto de la CTA. El momento fue sugerente: el fin de semana, las organizaciones oficialistas habían hecho públicas sus intenciones de plantarse en la interna del Frente de Todos para el 2023.

Dos días más tarde, la Vicepresidenta redobló la apuesta. Se mostró con el intendente de Pehuajó, Pablo Zurro, y confirmó su respaldo a un proyecto para que los planes sociales pasen a ser controlados, previa transformación, por los gobiernos provinciales y municipales.

Automáticamente, el jefe de Gabinete del gobierno bonaerense de Axel Kicillof e intendente con pedido de licencia de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, defendió a Cristina Kirchner y comenzó a sondear apoyos entre jefes comunales para un proyecto. La jugada va en serio, e incluye a gobernadores del peronismo.

“Los movimientos no somos una ONG, hacemos política. Y los intendentes serán compañeros, pero tenemos otra orientación política. Vamos a salir a disputar los territorios: La Matanza, Lanús, Marcos Paz, Ituzaingó, Tres de Febrero, San Martín, donde tenemos dirigentes fuertes”, adelantó a TN un importante referente del Movimiento Evita.

El conurbano es el principal enclave político del kirchnerismo, más aún desde la asunción de Máximo Kirchner a la presidencia del PJ bonaerense.

En las organizaciones ponen como ejemplo a Mariel Fernández, intendenta de Moreno -que derrotó en 2019 al entonces jefe comunal Walter Festa en las PASO-, y una de las principales dirigentes del Evita. Está casada además con Esteban “Gringo” Castro, el secretario general de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), organización que se presenta como representante de los trabajadores de la economía popular.

“Hay miedo a la participación de los movimientos en la política: que Mariel haya ido a la disputa y haya ganado una intendencia les genera preocupación”, sostienen en el Evita, en relación al proyecto que impulsan el kirchnerismo y los intendentes.

“Cristina fue clara. No criticó a los movimientos sociales, sino a algunos dirigentes, a los que le sacan la guita a los pobres para hacer política. No se financia así la política. Si quieren armar el partido, que lo armen. Que vayan a elecciones y que compitan a ver cómo les va. Fin de la cuestión”, respondieron cerca de la vicepresidenta.

El Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie y la CCC comenzaron el fin de semana pasado una campaña para retomar la calle que irán intensificando.

Las organizaciones realizaron el sábado un banderazo y desplegaron mesas en la Ciudad y provincia de Buenos Aires en apoyo al proyecto de ley de renta inesperada que ya fue presentado por el Poder Ejecutivo en el Congreso. Volverán a repetir la actividad en las próximas semanas.

En a primera semana de julio, la UTEP realizará un “gran feriazo de la economía popular” frente al Congreso Nacional. Los movimientos reclaman la sanción de una serie de leyes vinculadas con el sector.

El 9 de julio el Movimiento Evita realizará su congreso, en el que anunciará la decisión de formar un partido. El encuentro sería en principio en la Ciudad de Buenos Aires, aunque aún no fue definido el lugar.

La gran fecha para los organismos será el 7 de agosto, por el día de San Cayetano. En medio del enfrentamiento dentro del oficialismo, y en un intento de dejar una muestra de fuerza, intentarán que sea su movilización más grande de los últimos años.

Comentarios