TELECREATIVA
16 de abril de 2024 -
INSEGURIDAD

Marina Calabró muy angustiada tras sufrir un violento intento de robo

Marina Calabró fue víctima de un intento de robo.
Marina Calabró fue víctima de un intento de robo.
Marina Calabró sufrió un intento de robo, se mostró angustiada y contó cómo fue el episodio que tuvo lugar en la madrugada de este domingo.

“Habíamos ido a cenar con Ana (Rosenfeld) y Nequi (Galotti) a un restaurante en Palermo. Eran las 22 y Ana nos invitó a tomar un café a su casa. Como las tenía que llevar porque habíamos ido con mi auto, fuimos. Estuvimos hasta las 00.30 en su casa”, detalló la periodista.

Acto seguido, precisó: “Ella vive sobre Demaria, así que cuando salí doblé en Godoy Cruz, pasé la YPF y, cuando paré en el semáforo de Libertador, se me vinieron encima tres tipos”. “Uno me gritaba ‘bajate’ como fuera de sí, no por los gritos, sino porque no se le entendía lo que hablaba. Los otros no sé, mi recuerdo es que no hablaron, pero no sé”, relató angustiada.

Respecto a cómo se sucedieron los segundos de terror, Calabró dijo: “Uno vino de mi lado y me empezó a tironear la manija, pero el auto estaba bloqueado. Otro se paró adelante, del lado del cordón de la vereda, como de la óptica izquierda. Y el tercero me golpeó con el codo la ventanilla del acompañante”.

“Yo estaba sola. Tenía la cartera y el celular apoyados en el asiento del acompañante y yo creo que eso... no sé si me querían robar el auto, me querían robar la cartera. No sé, no entendí”, comentó.

Fue entonces que otro vehículo apareció en escena. “Era un auto gris metalizado. Al ver que venía y que el semáforo estaba en rojo a mí lo único que se me ocurrió fue empezar a tocar bocina. Creo que el tipo ya se había avivado igual y, en vez de ponerse atrás mío, se puso al lado. Quedó como al lado del tipo que estaba junto a la ventanilla y empezó a tocar bocina también”, sostuvo.

Cuando el semáforo cambió a verde, Marina vio la oportunidad y no lo dudó: aceleró. “No me animé a pasar en rojo porque no quería pisarlos y porque al ser Libertador un sábado a la noche, dije ‘a ver si esto termina en un choque’”, explicó.

A modo de cierre, la periodista no ocultó la angustia: “Fue horrible. No pasó nada, pero nunca me habían robado ni el celular en la calle. Me re asusté porque además estaba a nada de mi casa, así que no venía ni pensando en esa posibilidad. Estoy bien, pero me quedé re asustada”.

Comentarios