TELECREATIVA
16 de junio de 2024 -
BERISSO

Un médico le dio un cabezazo y una piña a una instructora de tránsito

El agresor estuvo demorado algunas horas y recuperó la libertad.
El agresor estuvo demorado algunas horas y recuperó la libertad.
“Sople constante, sin parar”, le pidió Cecilia Armendi, instructora de tránsito, al médico Daniel Assad. La idea era hacerle un test de alcoholemia. La respuesta fue un cabezazo y una trompada brutal por parte del profesional, que estaba visiblemente alcoholizado. Ocurrió en Berisso y el hombre ya está en libertad.

El domingo, cerca de las 3 de la madrugada, efectivos del Comando de Patrullas observaron a un conductor maniobrar de manera imprudente en las calles 165 y 16, y lo interceptó para hacerle el test.

 

“Trabajo en la Municipalidad como instructora de tránsito. Tenemos un centro de monitoreo que nos reporta los accidentes o nos solicitan apoyo”, comenzó Armandi su relato en A24.

 

Y amplió: “Bajé con el alcoholímetro en la mano. Le dije que soplara, ahí inclinó la cabeza para atrás como para tomar aire, me dio un cabezazo en el pómulo y luego me pegó una piña en el mismo lugar”.

 

Assad, de 64 años, y que se desempeña como médico clínico en Berisso, “intentó escapar y gritaba que lo corrieran. Ahí la Policía logró reducirlo”.

 

Tras el ataque, el médico fue trasladado a la comisaría Primera de Berisso, pero siguió con su comportamiento violento y golpeó a varios policías, aunque no logró causarles daño. Finalmente, se le abrió una causa por los delitos de “lesiones y resistencia a la autoridad” y recuperó la libertad.

 

“Es profesor y da clases en el Hospital de Berisso”, contó Armendi. Y dio más detalles: “El hijo es mayor de edad y estaba ahí, porque esto ocurrió en la puerta de su casa. Lo vio y le dijo: ‘Papá, otra vez lo mismo?’”.

 

“Ahí le pregunté: ‘¿tu papá siempre toma así?’. Me respondió: ‘Hace unos meses se separó y está así'”, siguió la instructora agredida.

 

Armendi indicó además que Assad, integrante también de la delegación médica de Berisso, “estaba muy borracho y no podía soplar”.

 

“Hoy tengo que pensar que por suerte fue solo eso, pero yo estaba trabajando y no me merecía algo así. Hice la denuncia penal y voy a hacer lo que corresponda, porque me sentí indefensa y tengo hijas, nietos”, concluyó.

Comentarios